La solución nutritiva y la fertirrigación en invernadero

Las ventajas de los productos cultivados en invernadero, tiene que ver con la consistencia y el sabor. Por ejemplo, el sabor del tomate viene determinado principalmente, por los azucares y ácidos, de manera que al aumentar las concentraciones de estos se mejora el sabor. Esta característica está muy influenciada por el ambiente, el cual puede ser muy diferente en un invernadero que a campo abierto.

Se ha encontrado una relación inversa entre producción y contenido de sólidos (Nuez, 1995), pero también depende la concentración de azucares y ácidos en el jugo, aspectos que están determinados por las relaciones de agua en el fruto (Ho, 1989). Así por ejemplo en invierno la planta transpira menos que en verano, no obstante, los requerimientos nutrimentales pueden ser los mismos, es decir la concentración varia. Por otro lado, El pH del jugo del fruto maduro oscila entre 4 y 4.8. La acidez del tomate, así como la relación entre málico y cítrico, depende en gran medida de la variedad (chamarro, 1995).

La cantidad de producción de tomate está supeditada principalmente a la variedad, agua, nutrición, sanidad, clima y desde luego el manejo técnico propio. La concentración total de solutos en la solución nutritiva está caracterizada por la Conductividad Eléctrica (CE), una propiedad físico-química inherente a las soluciones que miden la facilidad con la que el medio acuoso transmite electricidad y puede relacionarse directamente con la concentración de sales.

Haz clic aquí para leer el artículo completo.